lunes, 14 de abril de 2014

Lunes

A las seis de la mañana siempre hace frío. A las seis de la mañana, un lunes de Semana Santa, en el centro de la ciudad no solo hace mucho frío, también se siente la soledad y hueco. Hoy hasta la gente está fría, pareciera sin sentimientos, sin sangre, sin pila.

Esta mañana, como las últimas mañanas, me levanto pensando en Él,  pienso en que lo quiero, me invento que porque es celoso, me quiere. Al final solo puedo creer en lo que veo y veo que no está, no suena el celular con la cancioncita fastidiosa de llamada, no suenan las campanas de mensajes, no suena Él y yo siempre pienso que es esa otra ella que hace que se olvide de mí, que se olvide de ese secreto que hay entre los dos, esas vacaciones perfectas que pasan en cualquier lunes, siempre que está a mi lado.

Cada vez me gustan más los lunes, creo que hemos empezado a perdonarnos. Hoy estoy con las orejas agachadas. Las orejas agachadas pueden ser dos cosas (o eso dice Él) 1. que están en versión ataque o 2. que están tristes. Yo creo que mis orejas se agachan porque no quiero quererlo tanto, creo que me va a doler tantísimo y hoy no  quiero que me duela nada más.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal

En www.motigo.com encontrarás contadores y estadísticas gratuitas para tu página web.